Conferencia de prensa para desenmascarar al proyecto de ley No. 8 presentado por el Ministro del Trabajo de Quebec Sam Hamad a la Asambléa Nacional de Quebec

Posted on: July 20th, 2014 by unidos

20130714-0168

© Photo: Victor Vargas Villafuerte .

Cuándo: Domingo 20 de Julio a las 15:00 horas

Dónde: Entrada principal del Oratoire Saint-Joseph, 3800, camino Queen Mary (métro Côte-des-Neiges), Montréal (Québec)

Quiénes: Noé Arteaga, ex-trabajador extranjero temporal y miembro del Centro de Trabajadores Inmigrantes de Montreal.

Este domingo 20 de Julio, Noé Arteaga realizará una conferencia de prensa sobre el proyecto de Ley No. 8 que realiza enmiendas particulares a la Ley del Trabajo de Quebec (Capítulo C-27), específicamente dirigidas y aplicables a los trabajadores de empresas agrícolas que “emplean menos de tres trabajadores de manera ordinaria y continua”. Las organizaciones defensoras de los derechos humanos, del trabajo y de trabajadores inmigrantes de Quebec deberían estar profundamente preocupadas por estas modificaciones dado que excluye de la legislación las competencias para que los trabajadores extranjeros temporales puedan sindicalizarse y defender sus derechos frente a los empleadores. “Se trata de un proceso de gradual incremento de la esfera privada de las relaciones, otorgando aún mayor poder a los empleadores agrícolas y generando aún mayor vulnerabilidad en los trabajadores” indicó Arteaga. Dicho proyecto fue presentado al calor del fin de la sesión parlamentaria por el nuevo Ministro de Trabajo del Partido Liberal Sam Hamad y no están teniendo mucha cobertura por los medios de prensa, ni tampoco demasiada atención por parte de la opinión pública, así como de sindicatos, empleadores y el propio gobierno. Dichas modificaciones están siendo propuestas atentando directamente contra los derechos de los trabajadores agrícolas, cuya gran parte, sino la mayoría, está compuesta de trabajadores extranjeros temporales (migrantes).

De acuerdo a las modificaciones propuestas por la ley 8, las disposiciones de las secciones 2 y 3 del Capítulo II y los capítulos III a V de la Ley del Trabajo, ya no serían aplicables a los trabajadores de empresas con menos de tres empleados (Artículo 111.27). De esta manera, la medida excluye a estos trabajadores de la legislación que se ocupa de regular los procesos de sindicalización y organización de trabajadores, un derecho elemental para cualquier trabajador, así como del establecimiento de convenciones colectivas que aseguran legalmente el respeto de los empleadores a los derechos básicos de los trabajadores. Asimismo, el artículo 111.28 que se propone introducir, indica que el empleador debe dar a la asociación de empleados una oportunidad razonable para realizar representaciones para dialogar sobre las condiciones de trabajo de sus miembros. Fuera de la ambigüedad de términos como “oportunidad razonable”, en la práctica esto significa que los trabajadores ya no tienen la opción de dialogar y negociar con sus empleadores sobre cuestiones referentes al salario, a la seguridad social, tampoco tienen derecho a huelga, dado que la representación de los trabajadores termina siendo informalizada al ser excluida de la legislación que certifica su libre asociación y su derecho a asumir medidas de presión ante los abusos de los empleadores. Los temas de diálogo son reducidos a aquellos que el empleador supuestamente “puede controlar” y basados en “la diligencia y buena fe que debe gobernar a las partes en todo momento de las discusiones entre empleados y empleadores” (tomado de la propuesta de ley 8). En suma, las disposiciones en este proyecto de Ley deteriorarán aún más la posición de los empleados (que en gran parte son trabajadores migrantes temporales), incrementando su vulnerabilidad frente a sus empleadores y mermando así sus posibilidades de exigir mejoras reales en las condiciones de trabajo.

Los Programas de Trabajo Temporal canadienses están cuestionados hace mucho tiempo debido a la sistemática vulneración de derechos que sufren los trabajadores migrantes debido a la combinación entre su situación de status migrante con la desregulación laboral que cada vez más tiende a incrementar la precariedad laboral, una precariedad laboral que se está extendiendo no sólo entre trabajadores migrantes e inmigrantes, sino también entre los propios ciudadanos canadienses.

Comments

comments

Tags: ,